Los tiempos en el Poder Judicial son poco predecibles y se encuentran sujetos a la carga procesal de cada juzgado. Aunado a ello, se encuentra el contexto de pandemia que atravesamos hace algunos años, lo cual conduce a que los plazos de atención de todos los juzgados se amplíen en resguardo de la salud pública.

En ese contexto, el pronunciamiento del juez respecto de cada acción en el proceso (solicitudes de medidas cautelares, demandas, oposiciones, audiencias, medios probatorios, subsanación de errores, entre otros) suele tomar aproximadamente 03 meses o más; tiempo en el cual realizamos el seguimiento correspondiente, a fin de que dicho juzgado cumpla con pronunciarse.

El seguimiento implica ejecutar las siguientes acciones:

  • Enviar solicitudes de impulso mediante el Módulo de Atención al Usuario del Poder Judicial.

  • Consulta electrónica de los expedientes y atención de las recepciones recibidas.

En caso de que exista un retraso prolongado, el seguimiento alcanza también las siguientes medidas:

  • Enviar una queja por retraso en la administración de justicia.

  • Enviar un escrito directamente al juez solicitando un pronunciamiento.

  • Enviar un escrito a la Oficina de Control de la Magistratura, en el que formulamos una queja por inconducta funcional y retardo en el cumplimiento de funciones en contra del secretario a cargo del caso.

Por otro lado, con relación a las denuncias dentro del ámbito penal y procesal penal, los impulsos se realizan de manera escrita y, paralelamente, se pueden solicitar entrevistas telefónicas, virtuales o presenciales con las autoridades dentro de la Policía Nacional del Perú, el Ministerio Público y Poder Judicial a cargo del caso.

¿Encontró su respuesta?