En el caso de que las facturas negociables tengan una cláusula arbitral, Finsmart presenta una solicitud de inicio de arbitraje, el cual podría tomar entre 3 a 6 meses. Luego de que las partes demandadas no cuestionen su sometimiento a esta vía, se podrá presentar una demanda.

De manera similar a un proceso judicial, las partes tienen la oportunidad de presentar sus argumentos y los medios probatorios en una audiencia ante el árbitro, el cual debe evaluar los mismos y emitir una decisión final.

Antes del inicio de un proceso arbitral, de acuerdo al criterio razonable de Finsmart, se podrá solicitar una medida cautelar ante el Poder Judicial, la cual tiene las mismas características indicadas dentro de la descripción del proceso judicial, diferenciando únicamente en que, una vez ejecutada la medida cautelar, la demanda no se realiza ante el juez sino ante el árbitro designado.

Una vez emitido el laudo arbitral, si el deudor no cumple con lo resuelto por el árbitro, se debe acudir a un proceso ejecutivo para ejecutar dicho laudo, proceso que está llamado a ser más corto por la naturaleza del laudo arbitral.

¿Encontró su respuesta?